Clases De Aptitud

Ejercicio de la filosofía en la educación

Largo por el tiempo del proceso del proceso de formación de las relaciones recíprocas entre las personas. Sin observación de estas normas son imposibles las relaciones políticas, económicas, culturales, pues no es posible existir sin respetar uno a otro, sin imponer a las ciertas restricciones.

"La persona, que habla solamente sobre él, solamente en él y piensa - afirma a D.Karnegi. - Y la persona, que piensa solamente en él - desesperadamente. Él, es muy instruído como si él ni era".

Un de los principios básicos de la vida moderna es el mantenimiento de las relaciones normales entre las personas y la aspiración a evitar los conflictos. A su vez se puede merecer el respeto y la atención sólo a la observación de la cortesía y la reserva. Por eso nada valer por las personas, que nos rodean, tan caro, como la cortesía y la delicadeza. Pero en la vida tenemos que encontrarnos con frecuencia con la brutalidad, la agudeza, la irreverencia a la persona de otra persona. La causa aquí en lo que subestimamos la cultura de la conducta de la persona, su manera.

El respeto a otra - la condición sine qua non del tacto hasta entre los compañeros buenos. A Ud tenía que encontrarse, probable, con la situación, cuando en la conferencia alguien echa con negligencia durante los discursos de los compañeros "el absurdo", "el absurdo" y así sucesivamente Tal conducta se es frecuente por la causa de lo que cuando él mismo comienza a manifestarse, hasta sus juicios sanos se encuentran por el auditorio con el fresco. Sobre tales personas hablan:

La condición sine qua non de la comunicación es la delicadeza. La delicadeza no debe ser excesiva, convertirse en, llevar a nada al elogio injustificado visto u oído. No es necesario es intensivo esconder que por primera vez veis algo, escucháis, probáis para un gusto, temiendo que en caso contrario le contarán el ignorante.

En el tiempo presente casi se nota en todas partes la aspiración a la simplificación de mucha condicionalidad que prescribían a las etiquetas. Es un de los signos del tiempo: los ritmos de la vida que se han cambiado y que continúan cambiarse es social rápidamente las condiciones de vida por la imagen más fuerte influyen sobre la etiqueta. Por eso, es mucho de esto que era aceptado aun en comienzo o el medio de nuestro siglo, puede ahora aparecer absurdo. Con todo eso, las mejores tradiciones básicas, de la etiqueta, hasta habiendose modificado por la forma, se quedan vivir por el espíritu. La soltura, la naturalidad, el sentido de la medida, la cortesía, el tacto, y principal la benevolencia con relación a las personas, - aquí las cualidades, que ayudarán es impecable en cualesquiera situaciones vitales, hasta entonces, cuando no sois conocido con reglas cualesquiera menudas de la etiqueta, que hay en la Tierra una gran multitud.

Es necesario llamar el título cada uno, con quién habláis. Si el título es desconocido, es posible dirigirse así: "¡Herr Doctor!". La palabra el doctor no es reservada, como a nosotros solamente a los médicos, y se emplea en cualquier caso a la instrucción de la especialidad o la profesión.

En efecto, teníais que testimoniar probable como alguien tercero, que observa por los discutidores deshechos, puede poner fin a la incompresión por la observación amistosa, táctica, por la aspiración simpatizante a comprender el punto de vista de los dos discutidores.